Nuestra historia

"La unión de la equitación y del lujo francés"

Se fabrican nuestras fustas en una madera escasísima, el almez, flexible, solido y ligero al mismo tiempo. Permite fabricar productos de gran calidad. Esta madera de la familia del olmo está muy presente en nuestra región, los Pirineos Orientales, donde el terreno, ubicado bajo un clima mediterráneo, es particularmente propicio a su desarrollo. Se cultiva particularmente desde el siglo XIII para la fabricación artesanal de los látigos de caza y los látigos dedicados a los deportes ecuestres.

Los troncos del almez, rigurosamente seleccionados, se cortan los días de la luna llena a la altura del pecho y secan durante al menos dos años antes de poder estar trabajado de manera “trenzada”.

Se realiza la lengüeta a partir de piezas de cuero de cabra graneado que vienen de las pieles más hermosas. Cortadas y pegadas las unas contra las otras, con cantos abrillantados con la ceja de abeja, fileteadas con el pincel rojo, se las unirán al mango con una ligadura francesa de hilo encerado para coser cuero, también de color rojo en el caso de la colección de Sèse, firma de nuestra Casa. El mango de la fusta es también de cuero de cabra graneado. Así, la calidad de los revestimientos utilizados crea un conjunto que da una dimensión única y lujosa.

Fabricadas a la mano, todas con un número y garantizadas de por vida respecto a la gama “de Sèse”, nuestras fustas son objetos de moda muy deseadas por los jinetes del universo chic y elegante de la equitación mundial.


Accept

En poursuivant votre navigation sur ce site, vous acceptez l’utilisation de cookies pour vous proposer des contenus et services adaptés à vos centres d’intérêts.